Home ›  Peter Hofer und Team ›  Produktion ›  Waffen ›  Jagd ›  VIP-Service ›  Shop ›  Kontakt ›
         
 
Peter Hofer Noticias

Peter Hofer Calendario 2015/2016

Calendario sensacional de 2 años (2015/2016) único en el mundo con las armas de caza artesanales más ...

Colección de Museo

Una colección de museo única en el mundo de Peter Hofer, de disponibilidad inmediata

Y sepa, ella no es una cosa, ella es un ser, ella tiene un alma, que sueña y canta, el tiempo la rodea, y fue - de miles de cazas el viento silencioso.

Para amantes del lujoso arte de los armeros




A lo largo de los siglos les era posible a los cazadores selectivos y adinerados discutir con el armero sus deseos y requisitos, muchas veces dependientes del coto, y gracias a las grandes capacidades del armero, que realizaba los deseos del cliente, garantizaba así un arma de caza individualizado.


Peter Hofer Jagdwaffen
Ferlach, Austria




Ferlach en la austriaca Carintia. Una pequena ciudad a la sombra de las enormes montanas Karawanken, junto a la periferia de los acontecimientos mundiales, una pequena ciudad europea con tradición e historia. Como en la mayoría de las ciudades europeas que ha crecido a lo largo de la historia, el centro lo forma el campanario. Ante el campanario: un pequeno parque con un viejo árbol. Aunque Ferlach es muy pequena, el camino que lleva al centro urbano es un laberinto de estrechos y retorcidos callejones.
Estrechándose casi contra el campanario se encuentra una casa de patricios. A pesar de encontrarse a la sombra del campanario, es consciente de su valía arquitectónica y su carisma. Es como si manifestara la voluntad y la persistencia de tantas generaciones de armeros de Ferlach en esta casa, ya que desde el siglo XVI, el gremio de los armas ha hecho de la pequena ciudad de Carintia algo especial, creando 'la ciudad de los armeros'. Durante siglos han conseguido los armeros situar a la ciudad en una posición privilegiada y mantener su autonomía. Primero fueron los poderosos Habsburgos, más tarde los adinerados propietarios de tierras los que garantizaron a la ciudad de los armeros bienestar, libertad y seguridad.


De tantos artesanos armeros, más de 100 fueron en su día, han quedado, hoy en día, más bien pocos. Sólo algunos han resistido la tormenta del tiempo. Han conservado el orgullo de su oficio, honrando su tradición y otorgando a la fabricación de armas una nueva dimensión de calidad. Peter Hofer, el más joven entre ellos, y a la vez, el más consecuente y eficaz - sus armas unen tradición e ingenio, y destaca por el arte del oficio y el deseo de la perfección en si. Peter Hofer trabaja en aquella casa de patricios, que afirma con orgullo la importancia del campanario vecino.

El ambiente alrededor de la plaza de la iglesia es casi bendito, tranquilo, por lo que la calma se apodera del visitante cuando entra en la casa de Peter Hofer y el tiempo pierde su valor.

La tranquilidad que exige la actividad llena el taller. El pulido acero reluciente, los nobles nogales y los brillantes componentes de la mecánica distinguida enriquecen en el verdadero sentido los bancos de trabajo.

El olor fino del aceite del arma, el barniz y los abrillantadores recuerdan a un taller de un artista. Pero es más, el que ha tenido la suerte de visitar a los famosos relojeros suizos Frank Müller o Blancpain y poder echarles un vistazo a tantas y tan pequenas piezas, que encajan de una forma tan precisa, hacen relacionar dicha perfección con el trabajo de Peter Hofer.

El trato que dan al material los mejor cualificados y competentes armeros que trabajan con precisión en el taller de Hofer, muestra el respeto y su ética por su labor. Cada pieza, por pequena que sea e integrada que esté dentro del arma, se esculpe de un modo riguroso y con precisión. Ya sea por el encaje perfecto de las piezas de metal o los trabajos precisos de las cajas, que nadie podría hacer mejor, hechas por la propia casa de Peter Hofer. En cuyo taller, las herramientas no danan a los objetos, si no que son utilizadas con cuidado, cada pieza tiene su sitio destinado, y por ello, se une de una forma armónica, casi sola, en el conjunto de la obra de arte.

Cada pieza que Hofer da en mano a los nuevos y orgullosos propietarios, es una pieza única. Incontables maniobras ingeniosas han hecho de los componentes algo nuevo, y así un todo maravilloso. Cada arma es para su nuevo dueno algo muy personal. Una marca de personalidad del cazador, que no se volverá a encontrar en el mundo de esta forma y con semejante acabado, como una huella o un heraldo familiar.

Peter Hofer fomenta cada vez su ambición personal, cumpliendo los deseos peculiares y desafiantes de sus clientes. Hofer consigue ampliar desde la plenitud de la tradición de los armeros con su don para descubrir y hacer realidad lo que hasta ahora se consideraba imposible. De este modo se han desarrollado diversas novedades técnicas en las armas.
 
         
 Deutsch   English   Russian   Site Map   E-Mail   Print page   Top of page